merck
Compartir Compartir
Tienes contenido nuevo en relación a Tipos de alergia

Alergia a la humedad. ¿Cuáles son los síntomas y cómo tratarlos?

20 Abril, 2017
Alergia a la humedad

Cuando hablamos de alergia a la humedad, en realidad nos estamos refiriendo a la reacción alérgica que produce el moho que prolifera en ambientes húmedos.

Esta alergia se produce por unas esporas que el moho libera en el aire y que son al final los desencadenantes de los síntomas.

Síntomas de alergia a la humedad

Cuando una persona tiene alergia al moho suele desarrollar una sintomatología que se manifiesta tanto en interiores como en exteriores. Los síntomas se parecen a los que son comunes para otro tipo de alergias, como picor en la boca, la nariz y los labios, además de estornudos, secreción y congestión nasal.

La alergia a la humedad puede causar también dificultad respiratoria (también llamada disnea) y sensación de opresión en el pecho.

El alergólogo puede realizar el diagnóstico adecuado a través de pruebas en la piel, como el prick test del que ya te hablamos en nuestro blog.

Cómo tratar la alergia al moho

Tratamientos alergia a la humedad

Para tratar esta alergia, lo más adecuado es recurrir a la prevención y tomar una serie de medidas, en especial en espacios exteriores. El hongo más común que causa alergia es la alternaría Alternata, un hongo de exterior. Dentro de las casas el más común es el Aspergilus fumigatus pero que es menos prevalente.

Los tejidos que puedes encontrar en las alfombras, peluches, libros, etc., pueden contener esporas de moho. Por eso, es importante mantener la casa limpia y seca para evitar que el moho se propague. Para esto puede ayudar el uso de aire acondicionado y calefacción central: así mantienes el ambiente más seco para controlar la alergia a la humedad.

Por su parte, en los baños deberías usar un extractor al ducharte para evitar que se acumule agua en el ambiente. Además, recuerda secar las paredes de la ducha y de la bañera después de cada uso y limpia las cortinas o la mampara de la ducha para que no se deposite la humedad. Es muy importante las manchas de moho en las paredes y en los baños.

Evita acumular tejidos húmedos en montones: cuelga correctamente las toallas y la ropa lavada para que se seque cuanto antes.
También puedes usar un deshumidificador para secar el ambiente y mantener la humedad relativa por debajo del 30%. Recuerda vaciarlo cada día y límpialo con una solución fuerte para que no queden restos alérgenos.

Para el resto de la casa debes estar atento a grifos y tuberías que pierdan agua. La limpieza es fundamental, así que ten en cuenta los lugares donde más humedad se suele acumular, como pueden ser los sumideros, que deberán quedar bien saneados y secos. Además, en la nevera puede acumularse agua procedente del congelador.

Por otra parte, en el exterior, como terrazas, o porches si vives en una casa unifamiliar, debes poner atención al agua que se acumula para mantener estas zonas lo mejor drenadas posible. Evita asimismo entrar en lugares como graneros o estar cerca de pilas de madera, pues son zonas donde se concentra mucho la humedad.

En este sentido, limita en lo posible las labores de jardinería o que tengan que ver con estar en contacto con ambientes húmedos. Así, no es recomendable que cortes el césped o recojas la hojarasca.

Como habrás visto, la alergia a la humedad se trata principalmente mediante la prevención.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Ok