merck
Compartir Compartir
Tienes contenido nuevo en relación a Tipos de alergia

Inmunoterapia y alergia

17 Enero, 2017
Inmunoterapia y alergia, una solución para todos

Para tratar la alergia existen dos maneras de proceder. Por un lado, existe los tratamientos sintomáticos, que consisten en aliviar los síntomas de la rinitis alérgica, aunque solo funcionan mientras se toma la medicación y no tienen un efecto a largo plazo sobre la propia alergia.

La mayoría de los tratamientos sintomáticos son de venta libre, por ejemplo, en farmacias y parafarmacias, y contienen antihistamínicos, esteroides y descongestionantes nasales. Estos tratamientos reducen los síntomas de la alergia, pero, a diferencia de la inmunoterapia, no crean tolerancia al alérgeno.

Pero, ¿sabías que la alergia puede tratarse mediante la llamada inmunoterapia? Este concepto se centra en conseguir que el sistema inmunológico de nuestro cuerpo sea desensibilizado a ciertas sustancias.  Al combatir con inmunoterapia la alergia, se logra reducir la sensibilidad a los alérgenos específicos que desencadenan los síntomas de la alergia.

Así, las ventajas de la inmunoterapia se basan en que, a través de las vacunas que existen contra la alergia, se llegue a una eliminación duradera de sus síntomas. Además, la inmunoterapia desempeña un papel de prevención en el desarrollo del asma y nuevas alergias.

Inmunoterapia y alergia: el tratamiento

El tratamiento de la inmunoterapia consiste en inyectar al paciente los alérgenos causantes de los síntomas de alergia. Estos alérgenos se identifican combinando la evaluación médica realizada con pruebas de alergia cutánea o análisis de sangre. Así se contrasta la información para detectar las sustancias que provocan las reacciones alérgicas.

La primera fase de tratamiento consiste en el inicio. Esto significa que, una vez por semana, se aplica una dosis con cantidades cada vez mayores de alérgenos hasta que se alcanza la dosis de mantenimiento.

La dosis objetivo puede alcanzarse pasados de 2 a 3 meses con una pauta convencional. O en pautas agrupadas que son más cortas, según la indicación del alergólogo.

Una vez alcanzada la dosis objetivo, se pasa a la fase de mantenimiento, que se administra cada 4 semanas. El tratamiento de inmunoterapia de mantenimiento suele desarrollarse durante un período de 3 a 5 años.

A pesar de la larga duración del proceso completo de inmunoterapia, en la mayoría de los casos este tratamiento supone una remisión duradera de los síntomas de la alergia. Es decir, que gracias a la inmunoterapia podrás decirle adiós a la alergia de una vez por todas.

La edad recomendada para el tratamiento es, por lo general, a partir de los 5 años, aunque en algunos casos puede administrarse antes.

Efectos secundarios

Chico sufriendo los efectos de la alergia

Aunque los efectos adversos son poco comunes, las vacunas pueden dar lugar a efectos secundarios, al igual que cualquier otro tratamiento.

Por lo general, las reacciones que se producen son locales, con hinchazón o picor en la zona de aplicación del tratamiento. Las reacciones más graves no son frecuentes y ocurren en los primeros minutos tras la administración subcutánea, por lo que es recomendable permanecer al menos 30 minutos en observación en el centro después de la administración de la vacuna.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Ok