levocabastina

Levocabastina: ¿Para qué sirve?

La levocabastina es un antihistamínico de segunda generación que se administra de manera ocular (colirio) o nasal (spray) para mitigar los síntomas de la alergia, especialmente la rinitis y la conjuntivitis alérgica.

Debido a su efecto inmediato, suele ser un tratamiento indicado por el alergólogo, que si este considera oportuno, puede complementar con otros tratamientos que estime oportunos, como corticoides, broncodilatadores o inmunoterapia, si se busca tratar el origen de la alergia a largo plazo.

Hemos de tener en cuenta que la levocabastina solo actúa sobre los síntomas de la alergia, pero no contribuye a disminuir la magnitud de los efectos, algo que solo se puede conseguir mediante terapia inmunológica. A los medicamentos que solo actúan sobre los síntomas de la alergia se les conoce como tratamiento sintomático.

Cómo funciona la levocabastina

El mecanismo de acción principal de la levocabastina es ser un antagonista (también llamado «bloqueador») del receptor H1 de la histamina.

¿Qué significa eso?

Que cuando se produce una reacción alérgica, y nuestro cuerpo responde aumentando la histamina (entre otras cosas), al llegar a sus receptores, dicha histamina los encuentra bloqueados por la levocabastina.

De esa manera, la histamina no puede ejercer su efecto, así que no produce (o al menos se minimizan) las reacciones típicas en casos de episodios alérgicos, como inflamación, lagrimeo, picor o congestión.

¿Es efectiva la levocabastina para los síntomas de la alergia?

Sí. Se ha demostrado ampliamente desde hace años que la levocabastina, administrada de manera tópica como colirio para la conjuntivitis, o como spray nasal para la rinitis, funciona rápidamente (en apenas unos minutos) y sus efectos duran varias horas.

También se ha comprobado que, habitualmente, suele ser más efectiva para el alivio de los síntomas de conjuntivitis alérgica que los de rinitis.  

¿Es segura la levocabastina para el tratamiento de la alergia?

Solo el alergólogo puede determinar, en nuestro caso particular, qué tratamientos son totalmente seguros, por eso es importante que le visitemos y valore nuestro caso.

No obstante, la levocabastina tiene un historial de tratamiento seguro de los síntomas de la alergia.

¿Tiene la levocabastina efectos secundarios?

efectos secundarios levocabastina

Aunque la levocabastina es segura, no está exenta de posibles efectos secundarios, ante los cuales debemos consultar inmediatamente al alergólogo.

Posibles reacciones adversas son dolor de cabeza, mareo, dolor de garganta, tos, náuseas o fatiga.

Respecto a la somnolencia habitual de los antihistamínicos, especialmente los de primera generación, es muy raro que la levocabastina, que es de segunda generación y un inhibidor selectivo de los receptores H1, la produzca.

Los antihistamínicos de segunda generación se crearon sobre todo para evitar dicha somnolencia. Así pues, con la levocabastina se puede conducir y operar maquinaria, aunque es importante estar atento porque, en casos muy raros, sí se puede producir somnolencia.

¿Es segura la levocabastina para niños, en el embarazo y la lactancia?

La levocabastina no se debe administrar a niños menores de 4 años.

En caso de embarazo, no debe usarse excepto en aquellas situaciones donde el beneficio sea superior al riesgo de la alergia (la alergia debe tratarse en el embarazo, para no provocar efectos adversos en el bebé). No obstante, este análisis y su prescripción debe ser siempre realizado por el alergólogo y nunca por nosotros.

Por último, la levocabastina pasa a la leche materna. Aunque lo hace en pequeñas dosis, así que de nuevo hay que ejercer precaución, y consultar siempre al especialista en alergias, en caso de lactancia.

En definitiva, la levocabastina es un antihistamínico que se administra en forma de colirio o spray nasal, para aliviar los síntomas de rinitis y conjuntivitis alérgica.

Seguro y eficaz bajo la prescripción de un alergólogo, se ha demostrado su rapidez a la hora de atenuar la alergia.

Valora este post