Los niveles de polen en Granada este 2017

Con la llegada del verano, los niveles de polen en Granada se reducen y podemos empezar a respirar más tranquilos, literalmente.

De hecho, la previsión para esta semana, por ejemplo, es de niveles bajos en polen de cipreses, gramíneas, olivos y quenopodios, registrándose valores de menos de 50 granos de polen por metro cúbico de aire, en casos de árboles, y menos de 25 granos de polen por metro cúbico cuando se trata de hierbas.

Para el resto de especies, los niveles son prácticamente nulos y es que ya hemos pasado la temporada de polinización de muchas plantas, así que los niveles de polen en Granada se esperan muy bajos en lo que queda de año y no deberían causar serios problemas alérgicos.

El calendario polínico hasta diciembre de 2017 indica que los niveles serán ya muy bajos en olivo y gramíneas hasta desaparecer a mediados de octubre, y sólo quedarían los quenopodios hasta noviembre, con niveles que se estiman bajos también en los próximos meses y no deberían causar excesivos problemas alérgicos.

Por otro lado las Urticaceae comenzarán a subir un poco sus niveles de polen en noviembre y diciembre, para alcanzar gradualmente sus picos en la primavera del año que viene.

Si bien los alérgicos al polen en las especies de Urticaceae deberían tenerlo en cuenta, es raro que causen problema también, excepto en zonas muy determinadas de la provincia, donde se puede dar mayor concentración de polen de estas variedades.

Una primavera de 2017 dura para los alérgicos

niveles de polen Granada

A principios de año el nivel de polen de ciprés en Granada fue elevado, pero la peor parte ha venido por el polen de olivo esta primavera, sobre todo en mayo.

A principios de dicho mes de mayo, los niveles de polen de olivo se dispararon hasta cotas muy elevadas, lo que provocó el aumento de urgencias médicas.

La presencia de viento, sobre todo, arrastró y disipó enormes cantidades, provocando el disparo de las alergias y el incremento de las visitas a los centros médicos. En mayo llovió algo más que en abril, lo que permitió que primero se bajara el polen al suelo dando un cierto alivio, pero eso contribuyó a una polinización más fuerte incluso en días posteriores, debido a la frondosidad causada por las mismas lluvias.

El nivel de polen en Granada comenzó a descender gradualmente en junio, pero sin duda hemos pasado una de las temporadas más duras.

Uno de los problemas para calibrar este importante tema es que, si bien los niveles de polen se clasificaban como altos durante la pasada temporada de polinización, lo cierto es que la clasificación actual considera alto todo aquel nivel de polen por encima de 500 granos por metro cúbico de aire, pero este año se han registrado en Granada niveles mucho mayores.

Mientras que las estadísticas siguen calificándolo en el mismo nivel «alto», lo cierto es que hay enormes diferencias entre 500 granos y más de 1000 por metro cúbico en lo que se refiere a reacciones alérgicas, lo cual tiene que ser considerado por los alérgicos, para prevenir los días especialmente duros, e intentar no exponerse durante los mismos.

En definitiva, lo peor ya ha pasado y no es de esperar cambios o sorpresas hasta final de año, pero este 2017 los niveles de polen en Granada han golpeado duramente a aquellos afectados por alergia.

3 (60%) 1 voto