origen de la alergia

El origen de la alergia podría estar en cierto tipo de células

A fin de poder curar la alergia en el futuro, es necesario conocer a fondo su mecanismo y, recientemente, un estudio de E. Wambre y otros, llevado a cabo en el Instituto de Investigación Benaroya de Virginia Mason en Seattle, ha descubierto que cierto tipo de células podrían estar implicadas en el origen de las alergias.

La detección concreta de esas células abre nuevas posibilidades de tratamiento de la alergia y de una posible cura en el futuro.

El papel de las células TH2 en el origen de la respuesta alérgica

Desde hace tiempo se sabe que en la respuesta alérgica juegan un papel muy importante las células auxiliares de Tipo 2 (TH2), que contribuyen a la respuesta inmunológica exagerada de nuestro cuerpo, el cual confunde sustancias inofensivas como el polvo o polen, con invasores peligrosos. Eso desata los síntomas de la alergia.

Sin embargo, no todas las células TH2 son culpables de eso y ambas, personas alérgicas y no alérgicas, disponen de esas células.

Sin embargo, esas auxiliares TH2 tienen a su vez subtipos. Unas están identificadas con unos marcadores de proteínas y otras con otros, como si llevaran un uniforme propio y distintivo.

Lo que se hizo en este estudio fue etiquetar las células TH2 para determinar las distintas combinaciones de marcadores. Comparadas con otras células TH2, un grupo mostraba más copias de dos de esos marcadores de proteínas que, combinados, eran una especie de firma identificativa de células TH2 que llamaron TH2A.

Lo que el estudio descubrió es que esas células TH2A eran abundantes en la sangre de aquellos que experimentaban reacciones alérgicas a sustancias como el polvo o el polen, mientras que estas no estaban presentes en las personas que no presentaban reacción alguna.

En definitiva, que el origen de la alergia puede estar en esas células TH2A.

Lo que este descubrimiento puede significar para la cura de la alergia

cura de la alergia

Las implicaciones de este estudio en el tratamiento de alergia son importantes, porque cualquier cura en el futuro pasa por intervenir en el mecanismo de origen.

De hecho, el mismo equipo investigador sometió durante 20 semanas a un grupo de pacientes a una terapia inmunológica oral. Durante ese tiempo se fueron suministrando dosis terapéuticas de esas vacunas orales para aliviar la alergia a los cacahuetes.

La terapia inmunológica fue exitosa a la hora de reducir los síntomas de la alergia y, cuando se analizaron, se descubrió que el número de células del subtipo marcado TH2A había descendido dramáticamente en la sangre de los sujetos. En algunas ocasiones, hasta en un 90%.

Eso ha corroborado lo visto en el estudio e indica el importante papel de estas células en el origen de la alergia, abriendo la puerta a posibles nuevos tratamientos.

En definitiva, se ha descubierto que el origen de la alergia puede estar en un subtipo especial de células inmunológicas auxiliares tipo T, denominadas TH2A, presentes en los alérgicos y ausentes en los que no lo son. Eso nos acerca, un poco más, a conocer más sobre la alergia y por qué se produce, así como a una posible cura definitiva.

 

Vía Infobae.

Valora este post