merck
Compartir Compartir
Tienes contenido nuevo en relación a Inmunnoterapia alergia

Rinitis alérgica: síntomas, remedios y medicamentos.

26 Enero, 2017
Mujer con rinitis alérgica

La rinitis alérgica, también conocida como fiebre de heno, es una alergia propia de la primavera y el verano que se produce por la inhalación del polen de algunas plantas. Produce congestión e irritación de los ojos y de las mucosas nasales.

Las personas con rinitis alérgica tienen síntomas como picor en la nariz, taponamiento nasal y mucosidad liquida y clara, así como estornudos en salva, y si afecta también a los ojos (conjuntivitis) aparece picor de ojos, enrojecimiento y lagrimeo. Pueden ser más sensibles al humo, al perfume, o al aire seco y frío.

Medicamentos

Los antihistamínicos son los medicamentos más utilizados para aliviar o prevenir síntomas de rinitis alérgica. Entre estos se encuentran la difenhidramina y la clorfeniramina, que fueron los primeros compuestos que se utilizaron para tratar la rinitis alérgica. No obstante, esta primera generación de componentes ocasionaba sueño como efecto secundario ¡Como si no cansase ya lo suficiente la rinitis!

Otros antihistamínicos que dan muy buenos resultados, como la ebastina, loratadina y bilastina. Por otro lado, está la pseudoefedrina, que no es muy recomendable usarlo de forma continuada.

Además, existen medicamentos con atomizadores nasales cortico esteroides que ayudan con la inflamación de la mucosa nasal.

Este grupo de medicamentos son conocidos como tratamientos sintomáticos pues son eficaces en las manifestaciones alérgicas para paliar los síntomas, pero no tratan su causa.

Por otra parte, para la conjuntivitis puedes hacer uso de colirios antihistamínicos y colirios con corticoides.

No obstante, el tratamiento de la alergia con la inmunoterapia o vacunas para la alergia se centran en modificar el curso de la enfermedad alérgica impidiendo el desarrollo de ésta actuando sobre la causa de la enfermedad.

Es muy importante que todos estos tratamientos sean prescritos por nuestro alergólogo que será el que recomiende siempre lo mejor para cada caso.

Las cosas que cuenta mi abuela

Sin miedo a la fiebre del heno

Para tratar la rinitis alérgica es muy importante eliminar los mocos de la nariz. Así, un lavado nasal con una solución salina es ideal.

Puedes comprar una solución salina en la farmacia, no todo el mundo vive cerca del mar, o prepararla añadiendo en una taza con agua destilada caliente, una cucharita de sal y una pizca de bicarbonato sódico. Coge un bulbo nasal e inspira una pequeña cantidad de esta solución salina para que recorra tu fosa nasal. Después, expira para eliminar los mocos y la solución salina.

Eso sí, ten en cuenta que esto no sustituye en ningún caso al tratamiento que nos ha prescrito nuestro alergólogo. Por eso, antes de comenzar a utilizarlos debemos consultarlo con él.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Ok