merck
Compartir Compartir
Tienes contenido nuevo en relación a Tipos de alergia

Ronchas en la piel, manchas rojas y picor: urticaria alérgica

29 Agosto, 2017
urticaria

La urticaria es una reacción alérgica en la piel (puede tener otros orígenes, pero para lo que nos interesa aquí, nos ceñiremos al alérgico que es el 50% de las urticarias aproximadamente) que suele ser muy molesta y que consiste en la aparición de una serie de rojeces en forma de ronchas o habones.

Estos habones consisten en protuberancias en forma de grano o bien de «mancha» (superficie que se enrojece y adquiere mayor tamaño que el de un grano) que elevan la piel y es pálida en su cima con bordes rojos.

Reconoces un habón de urticaria porque, si lo presionas, tiende a perder el enrojecimiento, el cual vuelve en cuanto alivias la presión (a ese fenómeno se le conoce como palidez).

Cuando la reacción alérgica en la piel no se produce en su superficie, sino bajo ella, se suele denominar angioedema. El angioedema se puede dar junto con urticaria o sin ella.

Pero sobre todo, la urticaria es una reacción alérgica en la piel que produce muchísimo picor (prurito), por eso vamos a ver aquí qué tenemos que hacer en caso de que nos veamos afectados por ella.

No todas las urticarias son por alergia


No todas las urticarias son de origen alérgico, pues pueden aparecer incluso por presión, demasiada exposición al sol (en algunos casos, aquí sí conectaría con gente alérgica al sol o muy fotosensible) o incluso por motivos desconocidos.

Pero aquí nos vamos a centrar, obviamente, en las que aparecen por contacto con un alérgeno, el cual suele disparar la urticaria de manera rápida y, a veces, extenderse por grandes zonas del cuerpo.

Muchas sustancias pueden disparar esa urticaria, desde el pelo o caspa de gato, hasta el polen o la picadura de un insecto.

Cuando nos veamos afectados por la urticaria, que suele aparecer de forma repentina (en el sentido de que lo hace rápidamente y puede abarcar una gran superficie e incluso todo el cuerpo) lo primero es parar lo que estemos haciendo y observar bien cuál puede ser la posible causa de la misma.

Si somos alérgicos, es fundamental que hayamos acudido al alergólogo para saber, exactamente a través de las pruebas que nos haya hecho, a qué somos alérgicos y en qué grado.

Si sospechamos que hemos ingerido algo que nos causa esa alergia, estamos en contacto con un antígeno o nos ha picado algún insecto al que somos sensibles, hemos de tener a mano lo que nos recetara el especialista en esos casos, y alejarnos del lugar en el que se pueda encontrar el causante.

La evitación es la primera línea de defensa del alérgico, por eso es tan importante el conocimiento previo de lo que nos ocurre, a fin de actuar rápidamente y que no vaya a más.

Lo siguiente, una vez hecho todo lo posible para la evitación, es valorar la gravedad de la urticaria.

La urticaria no es grave si viene sola

La urticaria es una reacción alérgica en la piel que, normalmente, es molesta y visualmente impactante, pero también inofensiva y tendente a desaparecer, de hecho, por sí sola.

También es muy común y se estima que casi una de cada cinco personas sufrirá algún proceso de urticaria a lo largo de su vida, aunque no sea alérgico.

Si la urticaria no va acompañada de inflamación en lengua o rostro, sensación de ahogo, mareo, náusea u otros síntomas graves de reacción alérgica, no tenemos que perder la calma, pues por sí sola no crea complicaciones más allá del picor y lo antiestético.

La urticaria también resulta muy variable en muchos casos. No es raro que cambie de aspecto y extensión en un breve espacio de tiempo (minutos u horas), o que incluso que desaparezca y reaparezca.

Si los síntomas son leves y tenemos un historial médico en el que un experto ha valorado la alergia, la ha identificado e incluso recetado remedios sintomáticos, podemos tomarlos y esperar a que remita.

Las urticarias suelen clasificarse de diversas maneras, pero las dos formas más habituales son la crónica (reacción alérgica en la piel que dura más de 6 semanas) y la aguda (dura menos de seis semanas).

Si desconocemos el origen y no estamos seguros de que los síntomas son leves y van más allá del picor, hemos de consultar con un médico y no arriesgar. De paso, él nos recetará algo que nos ayude a acelerar su desaparición o aliviar el picor.

Remedios contra la urticaria


Según la gravedad de la urticaria, nos prescribirán diversos remedios. El más común son antihistamínicos H1, que se han mostrado eficaces para combatir los síntomas.

En algunos casos se pueden recetar también antihistamínicos de tipo H2 o incluso corticosteroides en situaciones más severas, aunque dada la naturaleza leve de la mayoría de urticarias probablemente lo desaconsejarán, especialmente en las de corta duración.

Por eso es tan importante conocer bien qué tenemos y que un alergólogo lo valore. Por una urticaria inofensiva, que a lo mejor desaparece por sí sola en unos días, podemos causar males mayores en caso de tomar tratamientos no supervisados, incluyendo el hecho de disparar una reacción alérgica más grave a causa de ellos.

Si bien los tratamientos médicos deben dejarse en manos del experto, sí podemos hacer algo nosotros mismos para aliviar síntomas o, al menos no empeorarlos, y que no interaccionan con posibles tratamientos.

Ya hemos visto hace poco en esta web remedios para la reacción alérgica en la piel en general, y son aplicables a la urticaria.

Por eso, algunas de las cosas que podemos hacer a fin de aliviar el picor son:

Usar jabones neutros y suaves, nada de geles agresivos sobre la piel. Es importante una buena higiene, pero cuidado con empeorar la situación usando geles muy agresivos.
Usar ropa suelta, nada ceñido, especialmente si practicamos deporte o las temperaturas son altas e inducen a sudar, eso empeorará el picor.
Aplicar compresas frías y húmedas en las zonas donde se experimente mayor incomodidad.
En definitiva, si os ha salido urticaria, tranquilos.

Si aparece como síntoma solitario, es inofensiva y desaparece, probablemente en poco tiempo, aunque no se irá en silencio y picará mientras esté presente.

En esos casos, sigamos estos consejos y contactemos con el especialista médico, pronto nos libraremos de ella.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios, analizando la navegación en nuestro Sitio Web. Si continúa navegando, usted está aceptando su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies Ok