bajas temperaturas

Alergia al frío o urticaria a frigore

Una persona puede desarrollar alergia a las más variadas sustancias y condiciones, desde el polen hasta los hongos de la humedad, pero, ¿es posible tener alergia al frío? Si es así, ¿qué es este tipo de alergia? ¿Qué síntomas tiene? ¿Existe tratamiento?

Hoy respondemos a esas y otras preguntas sobre la alergia al frío.

¿Qué es la alergia al frío?

También llamada urticaria por frío, o urticaria a frigore, la alergia al frío es una condición en la que se produce una reacción alérgica a la exposición a  bajas temperaturas que se manifiesta con urticaria.

Puede ser ante un clima de frío, lluvia y viento, por nadar en aguas heladas o al contacto con objetos a  baja temperatura, como el hielo.

La reacción se presenta, de manera más habitual, en forma de una o varias ronchas (habones), rojas que blanquean al ser presionadas, que producen mucho picor y están rodeadas por piel normal, que pueden durar, dependiendo de la persona, desde unas horas hasta varios días.

¿Es muy común la alergia al frío?

No. Cuando se analizó la incidencia de la urticaria al frío en Europa Central, se encontró que esta afectaba al 0,05% de la población. No obstante, la incidencia es mayor, lógicamente, en países con temperaturas más bajas, como por ejemplo Europa del Este o Rusia.

Este tipo de urticaria suele ser más común en los que ya padecen una urticaria física (1 de cada 4 afectados por urticaria crónica padece urticaria física), aunque el porcentaje es muy variable, entre el 6% y el 34%.

¿Tiene cura la alergia al frío?

En muchos pacientes la afección es autolimitada, es decir, que la remisión, o al menos la mejora de los síntomas, ocurre hasta en un 50% de los que padecen alergia al frío.

En esos casos, la mejora se produce dentro del espectro de los 5-6 años. De hecho, la media de resolución en un estudio fue de 5,6 años, con una desviación de 3,6 años.

Eso indica que, en caso de remitir o mejorar, el tiempo en que lo hace puede ser muy variable de una persona a otra.

Cuando se produce la remisión, es muy raro que un sujeto se vuelva a ver afectado por alergia al frío.

No obstante, algunos tipos de alergia al frío, como la urticaria al frío atípica familiar, pueden ser una condición de por vida.

bosque nevado

¿Tiene tratamiento la alergia al frío?

Sí, aunque, como siempre en el caso de las alergias, el tratamiento es sintomático. Es decir, es útil solamente para reducir las ronchas y otros síntomas que pueden presentarse, pero no «cura» la alergia.

Siguiendo las directrices de la EAACI (European Academy of Allergy and Clinical Immunology) y otros organismos análogos, la primera línea de actuación es la administración de antihistamínicos H1 de segunda generación.

Sin embargo, el tratamiento (que debe ser prescrito siempre por un alergólogo) puede incluir otros remedios en caso de no surtir efecto los antihistamínicos, si bien, en el caso de alergia al frío, a veces no son los tratamientos habituales en otros tipos de alergias (como los clásicos corticoides).

En definitiva, la alergia al frío sí existe, aunque no es muy común, y las reacciones se producen por el mismo mecanismo que en el resto de las alergias. Sin embargo, la alergia al frío es algo diferente.

Puede remitir en bastantes casos con el tiempo y es importante que nuestro alergólogo la diagnostique para prescribir el tratamiento adecuado en nuestro caso, que puede llegar a diferir un poco del habitual en otras alergias.

5 (100%) 1 voto