alergia en verano

Alergia en verano: consejos para evitarla

“Rinorrea”, es el término que suele emplearse para describir el goteo nasal, que puede manifestarse con:

Descarga nasal acuosa:

  • Frontal.
  • Postnasal.

La descarga postnasal puede acabar produciendo otros síntomas, como tos y malestar en la garganta.

Por otra parte, el término “rinitis” hace referencia –en sentido estricto- a lanflamación de los tejidos de la nariz.  No obstante, la rinitis no es típica en verano en nuestro país, se presenta con mayor frecuencia en primavera, ya que el césped es un tipo de gramínea que poliniza en verano (mayo).

Los síntomas de alergia más frecuentes durante el verano incluyen:

  • Estornudos.
  • Goteo nasal.
  • Congestión nasal.
  • Sensación de ardor o picor en los ojos.
  • Ojeras de color oscuro.

Existen factores diferentes a los alérgenos (las sustancias que provocan la reacción alérgica) que pueden influir en la enfermedad, como la humedad.

En general, suele recomendarse a los pacientes con esta condición que permanezcan en el interior con aire acondicionado tanto como sea posible, sobre todo en momentos en los que la polución ambiental o la actividad de los alérgenos sean más intensas. Esta información suele estar disponible en las agencias de meteorología.

alergia en verano

Medidas sencillas para aliviar la alergia en verano

  • Permanezca en el interior cuando se da el recuento de polen y la contaminación sean elevada.
  • Mantenga cerradas puertas y ventanas.
  • Utilice el aire acondicionado y un purificador de aire.
  • Mantenga limpios los filtros de aire, las estanterías con libros y otros rincones donde pueda acumularse polen.
  • Lave la ropa de cama y demás elementos textiles en agua caliente.
  • Lávese el pelo, dúchese y cambie su ropa después de haber salido al exterior.
  • Pase el aspirador con frecuencia, ya que el proceso puede agitar el polen y otros alérgenos, como los ácaros. Use aparatos con filtro HEPA (High Efficiency Particulate Air​)
  • Es preferible no cortar el césped.
  • Mantenga la humedad entre 30% y 50% en su casa (en caso de alergia a ácaros y/o hongos).

La mayor parte de las sociedades científicas especializadas en alergia e inmunología suelen hacer hincapié en la importancia de que los pacientes alérgicos conozcan de forma detallada los factores que desencadenan sus síntomas. A este respecto, advierten que, incluso aunque un paciente crea conocer el tipo de polen que provoca su alergia, otras sustancias podrían desempeñar una función en esta condición, y no es recomendable ignorarlas.

Más de dos tercios de las personas con alergia estacional sufren síntomas a lo largo de todo el año (dependiendo del tipo de polen, en una estación u otra). El alergólogo te ayudará a identificar con precisión la causa del problema y a controlar los síntomas. Colabora con tu especialista para evitar los desencadenantes:

  • Mantente informado sobre recuentos de polen y hongos. Es habitual que esta información forme parte de los partes meteorológicos de los medios de comunicación en las estaciones clave.
  • Identifica el tipo de polen que provoca tu alergia. En primavera y verano, las estaciones de polinización de árboles y césped, los niveles son más elevados avanzada la tarde. A finales de verano y principios de otoño los niveles de pólenes alergénicos en España son prácticamente inexistentes.
  • Elige mascarillas homologadas con filtros de 95 cuando vaya a estar expuesto y tome la medicación que se le haya recetado con antelación.

Es posible que el alergólogo prescriba medicamentos para controlar los síntomas de la alergia. Algunos de los fármacos recomendados en este contexto son medicamentos sin receta, mientras que en otros es obligatoria la prescripción por parte del médico.

También, de acuerdo con las recomendaciones de las sociedades científicas, “una de las formas más eficaces de tratar las alergias estacionales vinculadas al polen es la inmunoterapia (vacunas contra la alergia)”. La estrategia de las vacunas es ir exponiendo al paciente a lo largo del tiempo a incrementos graduales del alérgeno, de forma que éste se va tolerando en lugar de provocar los síntomas.

Desencadenantes relacionados

Si bien la expresión “alergia estacional” se usa de forma general para referirse a alergias provocadas por césped u hongos, hay algunos desencadenantes relacionados que tienen que ver con las estaciones, entre otros las picaduras de insectos (habitualmente en primavera y en verano).


FUENTES

Pelkonen, A. Allergies in summer. Duodecim. 2011;127(13):1355-60.

Peden D y Reed CE. Environmental and occupational allergies. The Journal of Allergy and Clinical Immunology 2010. 125, Issue 2, Supplement 2, Pages S150–S160

American College of Asthma, Allergies & Immunology (ACAAI). Seasonal Allergies

 

5 (100%) 1 voto