remedios naturales alergia

Remedios para la alergia: mitos y verdades

Hay muchos remedios para la alergia, desde los médicamente probados, como antihistamínicos, broncodiatadores, corticoides e inmunoterapia, hasta otros naturales con supuestos efectos curativos.

Sin embargo, hay tantos mitos alrededor de ellos como posibles curas. Por eso hoy vamos a ver qué es realidad y qué es ficción alrededor de algunos remedios para la alergia.

Mito: La miel como remedio natural para la alergia

La miel siempre se ha considerado, desde tiempos antiguos, como un remedio natural contra la alergia. Se decía que, tomada poco a poco, podía inmunizar contra algunas alergias y, aplicada sobre eczemas y reacciones en la piel, se dice que alivia.

Sin embargo, la realidad es que, cuando se han intentado reproducir esos supuestos poderes curativos de la miel en estudios controlados, no se han conseguido resultados.

Es más, no solo la miel es un mito como posible remedio, es que puede causar problemas en algunas personas con alergia a las abejas.

Realidad: La avena como remedio para picor y sarpullido en la piel puede funcionar, pero con precaución

La avena es otra sustancia natural que, hecha una pasta con yogur o agua, se ha usado desde antiguo para tratar sarpullidos, picor en la piel y eczemas.

La realidad es que la avena y los productos tópicos que la contienen han demostrado cierta eficacia en el alivio de piel sensible, debido a sus propiedades antiinflamatorias y protectoras.

Sin embargo, es importante tener muchísimo cuidado de asegurarnos que no somos alérgicos a la avena, porque en ese caso, provocaremos justo lo que intentamos aliviar.

No obstante, aunque ha mostrado eficacia, lo cierto es que esta puede ser muy limitada y solo en algunos casos.

Realidad: Cerrar las ventanas y poner el aire acondicionado protege contra la alergia

remedios para la alergia

Este remedio para la alergia es totalmente cierto.

En caso de que seamos alérgicos al polen y estemos en temporada de polinización, cerrar las ventanas de casa o del coche contribuye a una menor exposición al alérgeno.

Además, poner el aire acondicionado, de nuevo en casa o en el coche, contribuye aún más a reducir el polen respirado. De hecho, esa reducción se ha calculado alrededor del 30%. Así que, en este caso, este remedio es fiable y cierto.

Realidad: El lavado nasal ayuda contra la alergia al polen, pero hay que llevar cuidado

Un lavado nasal se ha considerado también como un remedio natural para la alergia al polen. La lógica es que el lavado ayuda a despejar la congestión y elimina ese polen de nuestras fosas nasales, y eso se ha demostrado como cierto. Puede arrastrarlo y es equivalente a usar un colirio en los ojos con el mismo fin.

Sin embargo, la seguridad debe ser nuestra principal guía en este remedio. Es importante usar agua destilada o convenientemente esterilizada (hirviendo la del grifo, por ejemplo), para no empeorar el estado con posibles bacterias presentes en el agua.

Del mismo modo, aplicar este y cualquier otro remedio para la alergia que no sea preventivo o evitativo debe ser consultado con nuestro alergólogo.

Mito: Los medicamentos para la alergia son peligrosos y producen somnolencia

Los medicamentos para la alergia son seguros, pasan estrictos controles de calidad y tienen numerosos estudios científicos serios que avalan su efectividad y su seguridad.

Debido a la disparidad de las alergias y la gravedad de sus síntomas, debemos siempre consultar al alergólogo y él nos prescribirá un tratamiento totalmente efectivo y adecuado para nuestro caso.

La somnolencia viene de los antihistamínicos de primera generación, que la causaban. No obstante, los de segunda y tercera generación han solventado ese inconveniente y están disponibles ampliamente, algunos desde hace décadas. Así que, incluso si operamos maquinaria o viajamos, podemos acceder a remedios para la alergia probados y seguros.

Así que aquí están, cinco mitos y realidades sobre remedios para la alergia, a fin de que sepamos qué funciona y qué no.

Eso sí, cuando vayamos más allá de la prevención, como cerrar ventanas o lavar a menudo cabello y ropa, y queramos aplicar remedios para la alergia no prescritos en nuestro tratamiento, hemos de consultar siempre al alergólogo.

 

5 (100%) 3 votos