Rinoconjuntivitis alérgica: causas y tratamiento.

La rinoconjuntivitis alérgica es el tipo de alergia más común que existe, y no solo eso, en las últimas décadas su incidencia ha aumentado enormemente. De hecho, según datos de la EAACI (European Academy of Allergology and Clinical Immunology) se estima que pueda llegar a afectar al 40% de la población de cualquier país.

La rinoconjuntivitis alérgica es un afección inflamatoria de la mucosa de la nariz y la conjuntiva (es decir, la mucosa del ojo), producida por una respuesta exagerada del sistema inmune ante un alérgeno inofensivo que no debería disparar una reacción defensiva de esa magnitud.

Eso aumenta la histamina y genera, por una parte, picor en la nariz, estornudo, mucosidad y congestión nasal, mientras que la inflamación de la mucosa de la conjuntiva tiene como efecto picor o ardor de ojos, lagrimeo y enrojecimiento.

La rinoconjuntivitis alérgica tiene una asociación frecuente con otras enfermedades respiratorias como el asma, la sinusitis e incluso la otitis.

Por eso, debido a su gran prevalencia y su crecimiento, es importante saber qué hacer ante ella y cómo se puede tratar.

Causas de la rinoconjuntivitis alérgica.

El alérgeno concreto que cause la rinoconjuntivitis alérgica puede ser muy diferente en cada caso.

Desde el polen hasta los ácaros, pasando por moho o pelo de animales, es muy importante que, ante los primeros síntomas, acudamos al médico especialista en alergia para que nos haga las pruebas e identifique, claramente, cuál es la causa de nuestra rinoconjuntivitis alérgica.

¿Por qué? Porque, como veremos, la primera indicación durante el tratamiento de la rinoconjuntivitis alérgica es la de evitar, en la medida de posible, ese alérgeno.

Así, si la causa de la rinoconjuntivitis alérgica son los ácaros, por ejemplo, habremos de quitar alfombras, usar ropa de cama anti-ácaros o evitar un exceso de animales de peluche o libros en el dormitorio. Mientras que si la causa de la rinoconjuntivitis alérgica es el polen, deberemos restringir nuestra estancia en parques y exteriores durante la época de polinización, usar los filtros del aire acondicionado, mantener cerradas las ventanas, etcétera.

Como las medidas preventivas son muy diferentes, ya que las causas pueden ser muy diferentes, el primer paso es identificar bien el alérgeno causante de la rinoconjuntivitis alérgica.

¿Y después qué?

Tratamientos de la rinoconjuntivitis alérgica.

Rinoconjuntivitis alérgica polvo

Una vez identificado el alérgeno causante, el tratamiento de inmunoterapia específica para ese alérgeno es el único que se ha demostrado que puede ir más allá de los síntomas de la rinoconjuntivitis alérgica, y corregir la respuesta inmunitaria excesiva de nuestro cuerpo.

Mediante vacunas, el alergólogo conseguirá cambiar el curso de la dolencia y reducir en gran parte los síntomas, haciendo que nuestro cuerpo aprenda a reaccionar mejor en presencia del alérgeno. Esa mejora, muy importante en muchos casos, se mantiene a largo plazo incluso cuando se ha terminado la inmunoterapia.

Como complemento, el médico especialista de la alergia también puede recomendar antihistamínicos o corticoides, según la gravedad y cada caso particular, para paliar los síntomas de picor, estornudo, etcétera.

Sin embargo, hemos de tener en cuenta que esos tratamientos solo alivian los síntomas y no actúan sobre la causa de la rinoconjuntivitis alérgica, que es esa reacción desmedida de nuestro sistema inmunitario ante un agente externo que, en realidad, es inofensivo.

En definitiva, la rinoconjuntivitis alérgica es la alergia más común que existe y va en aumento en todo el mundo. Sus causas pueden variar, desde una reacción inmunitaria al polen, hasta la producida por polvo, moho, etc.

La inmunoterapia es el único tratamiento que actualmente puede actuar sobre el mecanismo que produce la rinoconjuntivitis alérgica, y no solo los síntomas. Es importante acudir al alergólogo para que con las pruebas se identifique el alérgeno causante y nos prescriba indicaciones de prevención, y un tratamiento adecuado, para que la rinoconjuntivitis alérgica no nos reste calidad de vida.

 

4.5 (90%) 2 votos